Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar
Blog
Sobre los Planes de Prevención del Delito. Cómo podrán las comercializadoras eléctricas verse exentas de responsabilidad penal (Segunda Parte).
30/11/2016
Sobre los Planes de Prevención del Delito. Cómo podrán las comercializadoras eléctricas verse exentas de responsabilidad penal (Segunda Parte). Publicada a finales de septiembre la primera parte en la que indicamos los diversos apartados o materias que un PPD debe tratar y desarrollar y, además, analizamos los tres primeros (I.- Acuerdos de preparación y aprobación del PPD. II.- Finalidad del PPD. III.- Aplicación del PPD) continuaremos ahora con el análisis, únicamente, del siguiente apartado. Si nos limitamos ahora al mismo se debe a su gran importancia para conseguir un PPD eficaz a efectos legales.

El contenido de dicho cuarto apartado es el siguiente:

IV.- Identificación de actividades y procesos empresariales en cuyo desarrollo pueden cometerse hechos constitutivos de delitos que deben ser prevenidos (Mapa de Riesgos). Medidas de vigilancia y control.-

A).- Identificación de actividades (evaluación de riesgos y Mapa de Riesgos).-

a).- Consideraciones previas.

Este requisito es esencial pues su objetivo es entender mejor cuál es la exposición a riesgos a que está sometida la empresa de manera que la gestión de aquellos pueda ser abordada con decisiones bien informadas. 

Hay que atender a las determinadas actividades que realiza la empresa y también a cómo las realiza.

Por ello, la participación activa de la gerencia de alto nivel es primordial, siendo también imprescindible implicar al personal de la empresa.

También es importante contar con la colaboración de, por ejemplo, los auditores de la empresa.

Con una buena evaluación del riesgo la empresa podrá desarrollar un plan de prevención del delito diseñado específicamente para ella según sus propios riesgos. Así, la empresa podrá dar un mejor uso a sus recursos.

Por otra parte, conviene indicar que es necesario realizar una evaluación del riesgo periódicamente.

b).- Delitos atribuibles a las comercializadoras como personas jurídicas. 

De la relación de delitos que nos ofrece el Código Penal como atribuibles a las personas jurídicas (sin olvidar el delito de contrabando), los que pueden ser más fácilmente cometidos por una comercializadora eléctrica serían los de descubrimiento y revelación de secretos y allanamiento informático, frustración de la ejecución, insolvencias punibles, corrupción en los  negocios, financiación ilegal de los partidos políticos, contra la Hacienda Pública y contra la Seguridad Social, cohecho y, por último, tráfico de influencias.

c).- Contexto de la evaluación de riesgos.

Se debe detectar y conocer el sistema de gestión interno de la empresa a fin, en última instancia, de conocer las unidades o departamentos de la misma. Y ello tanto en empresas que cuenten con sofisticados sistemas de gestión como en aquéllas que actúen según la costumbre.

Conocidos los departamentos o unidades de la empresa, como quiera que cada uno de ellos llevará a cabo un proceso (procedimiento) de gestión se deberá conocer tal procedimiento.

d).- Método de evaluación del riesgo.

1º.- Identificar los factores de riesgo (¿por qué podría existir… corrupción, cohecho… en la empresa?) y los riesgos (prácticas delictivas) (¿cómo se cometerían actos de… corrupción, cohecho… en la empresa?, ¿en qué parte del proceso de producción o comercial o… hay exposición al riesgo de corrupción, cohecho…?).

2º.- Clasificar la probabilidad de ocurrencia de cada práctica delictiva y el impacto potencial de tal ocurrencia.

Así, se llegaría a evaluar el riesgo inherente. Es decir, del nivel general de riesgo de cada práctica delictiva. 

3º.- Controles existentes y actividades de mitigación del riesgo y de la práctica delictiva. Estos controles se deben clasificar.
 
4º.- El riesgo residual será el remanente de riesgo que quedaría después de considerar la eficacia de los controles existentes sobre la reducción del riesgo. Se debe clasificar. 

5º.- Si el riesgo residual no fuera tolerable se deberá reducir aún más el riesgo adoptando y ejecutando con eficacia medidas de vigilancia y control. 

e).- Mapa de Riesgos.

En todo caso, sí es preciso documentar esta evaluación de riesgos que estamos comentando, incluso en los supuestos de riesgo residual bajo o tolerable. 

La documentación de la que se habla es la constituida por el Mapa de Riesgos (que no es sino un registro del riesgo). 



B).- Medidas de vigilancia y control a adoptar en cada caso (plan de respuesta al riesgo residual no tolerable de comisión de delitos).-

Se complementarán o modificarán las medidas ya existentes.

Se establecerán nuevas medidas en caso de haberse determinado o detectado la inexistencia de controles.

Incluso también sería momento adecuado para confirmar la validez de aquellas medidas existentes que no necesitaren de complemento o de modificación.


U. e. s.

Ramón Alegre Espert



Comentarios
Puedes ser el primero en comentar este post.
Añade tu comentario:
Nombre o apodo (opcional)
Comentario*
He leído y acepto la política de protección de datos
Nube de etiquetas