Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar
Blog
La Administración Pública y las consultas preliminares del mercado en la preparación de la contratación eficiente del suministro eléctrico
29/05/2014
La Administración Pública y las consultas preliminares del mercado en la preparación de la contratación eficiente del suministro eléctrico Es nuestra experiencia que cuando a una Administración Pública se le asesora acerca de un procedimiento de contratación del suministro eléctrico que resulte eficiente y se le comenta la necesidad de, antes de nada y, sobre todo, antes de ponerse a redactar los pliegos, hablar con varias comercializadoras (cuantas más, mejor) para exponerles la intención de iniciar tal procedimiento de contratación, para conocer su visión de tales procedimientos, para averiguar cuáles son las pegas que les hacen no concurrir a la licitación, etc., etc., es nuestra experiencia, como digo, que se nos mire con asombro si no es, incluso, con cierta sorna.


Los responsables públicos o bien se inquietan por temor a poder actuar de forma que se les puedan achacar irregularidades tendentes a favorecer a ciertas empresas ("ojo con el qué dirán", parecen pensar) o bien se agobian con el trabajo extra a desarrollar ("con lo fácil que resulta estar a lo de siempre y ya conocido", se dicen).


Sin embargo, es lo cierto que numerosísimos contratos no llegan a adjudicarse o se adjudican a la comercializadora de siempre pues ha sido la única licitadora. Con ello, ha resultado en vano todo el esfuerzo personal y económico empleado en el desarrollo del expediente de contratación. Y es entonces, además, cuando surge la pregunta: "¿pero cómo ha podido suceder?..."


Bueno, que no cunda el pánico, pues resulta que la Directiva 2014/24/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 26 de febrero de 2.014, sobre contratación pública y por la que se deroga la Directiva 2004/18/CE (D.O.U.E. de 28 de marzo de 2.014), en su artículo 40 consagra la posibilidad de esa manera de actuar a la que al principio he hecho referencia. 


Como su texto es breve, lo reproduzco literalmente:


"Consultas preliminares del mercado


Antes de iniciar un procedimiento de contratación, los poderes adjudicadores podrán realizar consultas del mercado con vistas a preparar la contratación e informar a los operadores económicos acerca de sus planes y sus requisitos de contratación.


Para ello, los poderes adjudicadores podrán, por ejemplo, solicitar o aceptar el asesoramiento de expertos o autoridades independientes o de participantes en el mercado, que podrá utilizarse en la planificación y el desarrollo del procedimiento de contratación, siempre que dicho asesoramiento no tenga por efecto falsear la competencia y no dé lugar a vulneraciones de los principios de no discriminación y transparencia".


Es decir, de lo único que habría que preocuparse es de dejar intacta la competencia entre licitadores, velando por la no discriminación y por la transparencia. ¿Cómo? Pues, por ejemplo, utilizando las técnicas que el artículo 41 de la Directiva contempla: comunicación a todos los licitadores de la información pertinente intercambiada y establecimiento de plazos adecuados para la recepción de ofertas. 


Y, además de ello, todo lo que un diligente gestor público pueda pensar útil para preservar la lícita y necesaria competencia. Yo sugiero la documentación de los datos de quienes hayan sido consultados o hayan prestado asesoramiento y la documentación de las comunicaciones intercambiadas y de la información recabada. 


Si nuestra vigente Ley de Contratos del Sector Público, al callar sobre esta cuestión, permite entender que no es ilegal una preparación del procedimiento contractual en tal sentido, si los principios de la contratación del sector público que su artículo 1 recoge son netamente favorecidos por una práctica preparatoria semejante y si, en fin, ahí está la citada Directiva, ¿pueden los poderes adjudicadores negarse a preparar un procedimiento contractual de la manera indicada? Sinceramente, creo que no. 


Ha de tenerse en cuenta que para la UE es objetivo fundamental la mejora del acceso al mercado por las pymes pues su mayor participación en la contratación pública generará una competencia más intensa, lo que permitirá que los poderes adjudicadores obtengan un mejor precio. Por otra parte, con todo ello se estará permitiendo a las pymes crecer e innovar, beneficiándose ellas y el conjunto de la economía.


Los problemas que las pymes encuentran para acceder a los contratos públicos son variados y dependientes del objeto y del tipo del contrato, del procedimiento de adjudicación, etc. Pero, como expresa el Documento de trabajo de los Servicios de la Comisión titulado "CÓDIGO EUROPEO DE BUENAS PRÁCTICAS PARA FACILITAR EL ACCESO DE LAS PYME A LOS CONTRATOS PÚBLICOS" [SEC(2008)2193] "los interesados a quienes se consultó, durante la preparación del Código de buenas prácticas, acerca de las dificultades que experimentan las PYME a la hora de acceder a contratos públicos, hicieron hincapié en que lo más necesario para facilitar dicho acceso no es la introducción de modificaciones legislativas en las Directivas sobre contratación pública, sino más bien un cambio en la mentalidad de los poderes adjudicadores". 

Ésa puede ser una muy buena receta. Si vamos a esperar a que una ley nacional nos diga que podemos realizar consultas preliminares del mercado, si, hasta tanto ello ocurra, vamos a seguir haciendo lo de siempre, con los resultados habituales, pues que así sea y que cada palo aguante su vela.


U. e. s.


Ramón Alegre Espert



Comentarios
Puedes ser el primero en comentar este post.
Añade tu comentario:
Nombre o apodo (opcional)
Comentario*
He leído y acepto la política de protección de datos
Nube de etiquetas