Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar
Blog
Precios cocinados, dice la Justicia (2ª parte)
20/06/2014
Precios cocinados, dice la Justicia (2ª parte)En nuestro mercado eléctrico mandan unos pocos, según nos dice nuestra Justicia, y para ponerlo encima de la mesa publiqué en abril pasado la primera parte de este artículo que finalicé prometiendo que en éste que ahora leen les contaría cómo acabó dilucidando la cuestión allí planteada nuestro Tribunal Supremo. Cuestión que, en definitiva y como les digo, es la siguiente: el camino de los precios de la electricidad, se vea por donde se vea, está marcado, sin duda alguna, por el poder que unas poquísimas empresas tienen.


Pues bien, nuestro Tribunal Supremo, en resumen y por derecho, mantiene las tesis de la Audiencia Nacional que vimos en el anterior artículo. (Se puede consultar aquí la sentencia del Tribunal Supremo a la que me refiero).
 
Las razones de la Audiencia Nacional se ratifican de tal manera que el Supremo recalca que no son un invento, es decir, que las mismas se basan en la pura realidad del sector eléctrico. El razonamiento que ya conocemos responde, a juicio del Supremo, a la evolución experimentada por el sector eléctrico y descansa en los elementos de fondo que le caracterizan, todos los cuáles llevan a identificar la muy singular posición que en él poseen los grupos de empresas sobre los que se ha hecho recaer la obligación de financiar el déficit de tarifa.


Tales grupos de empresas son los principales operadores del sector y, en algunos casos, son operadores dominantes. Además, son grupos de empresas integrados verticalmente con presencia y actividad en la generación y en la distribución y comercialización.

Todo ello sin olvidar que estas empresas de las que hablamos no tienen, a largo plazo, perjuicio alguno pues tienen derecho a la recuperación no sólo de las sumas con las que hubieren contribuido sino, también, de los intereses. Además, pueden convertir su derecho en un negocio rentable (pues tienen la facultad de ceder los derecho de cobro correspondientes al Fondo de Titulización del Déficit del Sistema Eléctrico constituido al efecto). 


En cualquier caso, y volviendo a lo apuntado antes (que es lo que nos interesa), debemos insistir en que nuestro mismo Tribunal Supremo nos dice que las grandes empresas del sector eléctrico ostentan una "singular posición" que, en algunos casos, llega a ser "dominante". Si esto es así (si no lo es que alguien, por favor, lo diga y, de paso, muestre el porqué oculto de la manera de razonar del Supremo) nadie puede extrañarse de lo que sucede.


A manera de conclusión, un par de ideas:


-Como ciudadanos, que cada cual luche por cambiar la realidad de las cosas como crea conveniente.


-Como consumidores, dejémonos de luchar contra molinos de viento y aprovechemos los resquicios: informémonos y unámonos pues únicamente así podremos conseguir lo que en esta cuestión nos importa: menores costes para nuestra empresa, pagar menos por la factura eléctrica, gestionar mejor los recursos públicos; díganlo como quieran pero, además de decirlo, háganlo porque se puede (bien es cierto que, mucho me temo, a costa de todos aquéllos que sigan sin saber de qué va esta vaina y continúen sin unirse; pero, ahora, nunca mejor dicho, "el que no llora, no mama" y perdónenme la vulgaridad).


U.e.s.


Ramón Alegre Espert


Comentarios
Puedes ser el primero en comentar este post.
Añade tu comentario:
Nombre o apodo (opcional)
Comentario*
He leído y acepto la política de protección de datos
Nube de etiquetas
Lista de etiquetas