Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar
Blog
Sobre los Planes de Prevención del Delito. Cómo podrán las comercializadoras eléctricas verse exentas de responsabilidad penal (Primera Parte)
29/09/2016
Sobre los Planes de Prevención del Delito. Cómo podrán las comercializadoras eléctricas verse exentas de responsabilidad penal (Primera Parte) Introducción.-

En abril pasado publicamos un artículo titulado “Responsabilidad penal de las comercializadoras eléctricas como personas jurídicas y la posibilidad de quedar exentas”. En el mismo realizamos una exposición general y muy somera de la cuestión.

Ahora queremos profundizar algo más en el Plan de Prevención del Delito (en adelante, PPD) del que las comercializadoras deberán dotarse para caso que en su seno se cometiere un delito puedan verse eximidas de responsabilidad penal o, al menos, ver atenuada ésta.

Ya dijimos que el PPD es, como su nombre indica, un plan cuyo objetivo es que la organización y gestión internas de la empresa incluyan medidas que sirvan para prevenir el delito o, al menos, para reducir de forma significativa el riesgo de su comisión. Y también puntualizamos que los delitos a que hay que atender no serán todos los contemplados en el Código Penal sino los previstos expresamente como de posible comisión por una persona jurídica.

A partir de ahí, conseguir redactar un buen PPD que efectivamente se implante y se cumpla no es asunto baladí pues su efectividad vendrá demostrada por la práctica empresarial; es decir, el papel de nada sirve si lo previsto no se basa en la realidad de la concreta empresa, pues no se podrá implantar, o si, implantado, no se cumple o se cumple deficientemente. Se debe desterrar la idea de estar ante una suerte de documento más o menos preciso, que se implanta y ejecuta de manera más o menos adecuada, dentro de lo posible, etc. No. Distinto es que, habida cuenta las características de la empresa, su tamaño, etc. el PPD pueda llevar a un nivel de exigencia en la organización y gestión empresarial mayor o menor, pero lo que no puede ocurrir es que una empresa se dote de un PPD que no esté acorde con su entidad, su idiosincrasia, su organización o que, estándolo, no se cumpla.


Contenido para un modelo de PPD.-

En este primer artículo recogeremos los diversos apartados o materias que un PPD debe tratar y desarrollar, y analizaremos (con brevedad, habida cuenta la  naturaleza de este blog) los tres primeros, dejando para otros artículos el estudio de los restantes.
Apartados de un PPD:

I.- Acuerdos de preparación y aprobación del PPD.
II.- Finalidad del PPD.
III.- Aplicación del PPD.
IV.- Identificación de actividades y procesos empresariales en cuyo desarrollo pueden cometerse hechos constitutivos de delitos que deben ser prevenidos (Mapas de riesgos). Medidas de vigilancia y control. Medidas para verificar el cumplimiento de las medidas de vigilancia y control. V.- Supervisión del funcionamiento y del cumplimiento del PPD.
VI.- Formación de la voluntad de la empresa, adopción por la misma de decisiones y ejecución de las mismas. Procedimientos. VII.- Recursos financieros.
VIII.- Obligación de informar y vía de información. 
IX.- Controles basados en el uso de tecnologías de la información.
X.- Sistema disciplinario.
XI.- Formación e información sobre el PPD.
XII.- Promoción e incentivación del cumplimiento del PPD.
XIII.- Verificación y modificación del PPD.
XIV.- Documentación de operaciones y de controles. Conservación y archivo.

Pasemos ahora a su estudio pormenorizado.

I.- Acuerdos de preparación y aprobación del PPD.

El artículo 31 bis del Código Penal establece que el PPD debe adoptarse por el órgano de administración.
Por ello, al comienzo del texto del PPD será aconsejable dejar constancia de los acuerdos de aprobación adoptados por el órgano de administración al respecto.

II.- Finalidad del PPD.

En este apartado, el PPD debe reproducir la parte esencial del texto del citado artículo 31 bis del Código Penal.

No es un mero relleno del documento, no es una copia del texto legal sin sentido. Téngase en cuenta que el PPD debe ser comunicado a todo el personal de la empresa en una labor seria de información sobre el mismo; es más, sobre el PPD también se debe realizar una labor de formación. Por tanto, no sobra, ni mucho menos, recoger lo que el Código Penal dice sobre el PPD pues sólo así se podrá asegurar que el personal de la empresa lo conocerá.

III.- Aplicación del PPD. 

Se deben indicar, en caso de grupo societario, las sociedades sujetas al cumplimiento del PPD.

Además, teniendo en cuenta lo dispuesto en el texto penal, por una parte, sobre representantes, gerencia, etc. y, por otra, sobre empleados o trabajadores, se deberán desarrollar los conceptos legales para indicar las categorías de cargos y puestos que resultan afectados por el PPD.

Por último, también se identificarán otros grupos de interés afectados por el PPD, como colaboradores y accionistas.

U. e. s.

Ramón Alegre Espert









Comentarios
Puedes ser el primero en comentar este post.
Añade tu comentario:
Nombre o apodo (opcional)
Comentario*
He leído y acepto la política de protección de datos
Nube de etiquetas