Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar
Blog
Sobre los Planes de Prevención del Delito (cómo podrán las comercializadoras eléctricas verse exentas de responsabilidad penal). Tercera Parte.
10/02/2017
Sobre los Planes de Prevención del Delito (cómo podrán las comercializadoras eléctricas verse exentas de responsabilidad penal). Tercera Parte. Analizados hasta el momento los cuatro primeros epígrafes de un Plan de Prevención del Delito (I.- Acuerdos de preparación y aprobación del PPD. II.- Finalidad del PPD. III.- Aplicación del PPD. IV.- Identificación de actividades y procesos empresariales en cuyo desarrollo pueden cometerse hechos constitutivos de delitos que deben ser prevenidos (Mapa de Riesgos). Medidas de vigilancia y control.), seguimos adelante.

La materia que compone el quinto epígrafe es también de gran trascendencia pues, ni más ni menos, trata de la supervisión del cumplimiento del Plan. De ahí que este artículo lo dediquemos en exclusiva a tal cuestión. 

V.- Supervisión del funcionamiento y del cumplimiento del PPD.-

A).- Introducción.

Al reflexionar sobre la labor de supervisión del funcionamiento y del cumplimiento del Plan de Prevención del Delito y, por ello, del Órgano de Control del Plan (OC), conviene comenzar comentando que:

1º).- En las personas jurídicas de pequeñas dimensiones, las funciones del OC pueden ser asumidas directamente por el órgano de administración.

2º).- La responsabilidad de la persona que ocupe tal órgano. 

La intervención del OC y su responsabilidad pueden darse en tres etapas del PPD: en su elaboración, en su aplicación y en el control interno.

En todo caso, téngase en cuenta que la delegación de funciones en el OC no extingue totalmente la responsabilidad del órgano de administración de la empresa pues, a pesar de la delegación, la administración sigue ostentando un deber de vigilancia consistente, precisamente, en observar el cumplimiento de su delegado, el OC.

B).- Contenido del PPD en lo relativo al OC.

1.- Competencias.

Entre otras, podemos citar:

-Participar en la elaboración del PPD. 

-Supervisar el funcionamiento y el cumplimiento del PPD.

-Decidir sobre las medidas de vigilancia y control, sobre su implantación, así como sobre el tiempo en que la misma se llevará a cabo. 

-Informar sobre, y formar en, el PPD.

-Documentar operaciones y controles, así como conservar y archivar tal documentación.

-Recibir las informaciones/denuncias que regula el PPD a través del canal establecido.

-Incoar e instruir el procedimiento a que pueda dar lugar los hechos informados/denunciados y finalizarlo con una resolución, así como, si procediere, ejecutar la misma. 

-Incoar e instruir el procedimiento disciplinario por incumplimiento de las medidas de vigilancia y control de este PPD y finalizarlo con una resolución, así como ejecutar la misma. 

-Informar a los trabajadores sobre los controles basados en el uso de tecnologías de la información a los efectos del PPD, así como documentar y conservar la prueba de tal información.

-Proponer, e intervenir en, la modificación y verificación del PPD.

-Mantener informada a la alta dirección y, en su caso, a la administración, sobre el desempeño del PPD.

2.- Composición.

Se ha de regular la composición del OC: quién formará o constituirá tal órgano. En este sentido, el OC puede ser tanto órgano unipersonal como colegiado. 

3.- Medios.

Para el correcto ejercicio de sus competencias, quien componga el OC deberá contar con conocimientos suficientes o, de lo contrario, podrá decidir por sí mismo ser asesorado por terceras personas a cargo de la. 

También deberá disponer de los medios técnicos adecuados.

Por otra parte, en lo que atañe al desempeño de sus competencias, no hay razón para que tenga que ser él quien desempeñe todas las que exige su función. En este sentido, podrá recurrir tanto a servicios internos de la empresa como a la contratación externa.

Lo relevante a los efectos de la prevención del delito es que la empresa tenga un órgano responsable de la función de cumplimiento normativo, no que todas y cada una de las tareas que corresponden a tal función sean desempeñadas por ese órgano. 

U. e. s.

Ramón Alegre Espert









Comentarios
Puedes ser el primero en comentar este post.
Añade tu comentario:
Nombre o apodo (opcional)
Comentario*
He leído y acepto la política de protección de datos
Nube de etiquetas